¿Anaya mintió? ¿Qué dice realmente la página 33?

Uno de las cuestionamientos de mayor impacto que se realizó en contra del candidato de MORENA fue cuando, el candidato de “Por México al Frente”, Ricardo Anaya mostró un libro que fue escrito en el año 1999 por Andrés Manuel López Obrador y que supuestamente ahí se señalaba que Alfonso Romo fue artífice o al menos cómplice, en uno de los casos más sonados en la historia reciente de México: “El FOBAPROA”.

Fuente: Tomado de video (https://www.facebook.com/RicardoAnayaC/)

Esta acusación cuya intención fue la de mostrar que el candidato tabasqueño no es tan diferente de los demás políticos como dice que es y sobre todo señalarlo de que es incapaz de combatir la corrupción política, teniendo ese tipo de gente en su gabinete o partido político.

Haciendo un poco de memoria para entender que tan grave es esta acusación, tan solo remontémonos a los mandatos de Carlos Salinas y Ernesto Cedillo, ambos ex-presidentes priistas, justo en ese momento cuando la economía mexicana agonizaba, se corrió un rumor, el cual era que el gobierno mexicano estaba (de manera resumida), transformando deudas privadas en deudas públicas, haciendo que de esta manera todos los mexicanos con su dinero solventaran los gastos y estos usuarios “privados” no se vieran afectados por la decadencia económica de ese tiempo, evitando de esta manera que perdieran sus bienes.

Ahora bien, ¿Qué relevancia tiene Alfonso Romo en todo esto?

Pues es que en el libro mencionado anteriormente, que se titula “FOBAPROA: Expediente Abierto”, se menciona, que Alfonso Romo adquirió la Aseguradora Asemex por un costo de 120 millones de dólares, un precio que no llegaba ni a la tercera parte del costo que debería ser.

Fuente: Tomado de Libro “FOBAPROA: Expediente Abierto”, pág. 33

La acusación de Ricardo Anaya tal vez fue un poco exagerada de tono, porque pudo no ser uno de los artífices, pero adquirir una  propiedad a precio menor y ya “limpia” de parte del gobierno, sin duda no se ve bien, pero más allá de eso muestra una inconsistencia en el discurso de Andrés Manuel, ya que este ultimó durante su campaña el pasado mes de Febrero, al cuestionársele su relación con Alfonso Romo, mencionó:

Nosotros le agradecemos mucho a Alfonso Romo, porque es un empresario que tiene dimensión cívica y social. Es un empresario que merece todo nuestro respeto”

Así como también:

“Claro que sí (sería mi jefe de gabinete). Alfonso Romo es un empresario ejemplar que nosotros respetamos mucho. Yo en lo personal le agradezco que fue de los pocos empresarios que ha decidido apoyarnos, a pesar de la guerra sucia, y eso no le gusta a la mafia del poder”

Así que Anaya, no mintió del todo, pero sobretodo logró asestar un golpe fuerte, ya que al preguntarle esto de manera directa al candidato de MORENA, este evitó dar una respuesta concreta, ya que solo tenía 2 opciones, las cuales eran aceptar que trabaja con gente “corrupta” o que lo que escribió en su libro son simples mentiras, cayendo así en una contradicción.