En todos lados se cuecen habas…

…Pero no todas usan la misma receta. El ministro de finanzas de Japón ofreció disculpas públicas y devolver un año de su sueldo por un escándalo de corrupción y falsificación de documentos.

Shinzo Abe y Taro Aso
Shinzo Abe y Taro Aso, señalados en escándalo de corrupción por la venta de unos terrenos

Taro Aso, Minstro de Finanzas de Japón, anunció el lunes 4 que devolverá un año de su sueldo de funcionario, a raíz del escándalo relacionado con una venta de terrenos estatales.

¿Qué pasó? En el año 2016 se realizó la venta de unos terrenos propiedad del Estado, ubicados en la prefectura de Osaka, a una empresa de instituciones educativas, Moritomo Gakuen, con la idea de establecer una Guardería.

Moritomo Gakuen ha sido criticada por ser una institución educativa que promueve una educación conservadora y ultranacionalista; métodos de enseñanza que son apoyados por el Primer Ministro, Shinzo Abe y su esposa, Akie Abe, quien es una donadora frecuente a este centro de enseñanza; así como otros miembros del gobierno japonés, includio el propio Taro Aso, Ministro de Finanzas y Viceprimer Ministro.

Al realizar la venta de los terrenos, se acusó de que Moritomo Gakuen recibió favoritismo del gobierno al vendérsele los terrenos en la décima parte de su precio comercial.

Al abrirse la investigación por corrupción y favoritismo en febrero de 2017, se presentaron documentos con los que se pretendía desvincular al Primer Ministro y su esposa del escándalo y de sus nexos con la institución educativa.

Los documentos fueron presentados por el Ministerio de Finanzas, a través de encargado de la venta de los terrenos, el en ese momento, director de la Agencia Tributaria, Nobuhisa Sagawa.

A pesar de ser un hecho públicamente conocido que Aki Abe apoyaba el proyecto e incluso iba a ser nombrada directora honoraria del plantel, esos datos, así como los del Primer ministro, no aparecían en los documentos, lo que levantó la sospecha de que los documentos estaban alterados.

Después de más de un año de investigaciones, este lunes 4 de junio, se confirmó la falsificación de documentos.

Las consecuencias. El escándalo ya había provocado que en marzo de este año, Nobuhisa Sagawa renunciara a su cargo. Hoy, al comprobarse la falsificación de documentos, se le amonestó con la suspensión por tres meses de su puesto público de parlamentario.

Aunque hasta el momento las investigaciones no han encontrado actuación directa en la falsificación del Ministro de Finanzas Taro Aso, ni del Primer Ministro Shinzo Abe, ante la caída en la confianza y aprobación de la población, han tomado medidas públicas.

Sinzo Abe ha hecho público que, en caso de demostrarse que él o su esposa están implicados en la falsificación, dimitirá como Primer Minsitro y como diputado.

Por su parte, Taro Aso ofreció una disculpa pública, indicando que es lamentable y extremadamente inapropiado, y que los funcionarios nunca deben falsificar documentos administrativos o presentar documentos falsificados ante el parlamento.

Al verse comprometida la credibilidad del Ministerio de Finanzas y del gobierno en general, ofreció como acto de disculpa pública la renuncia a 12 meses de su remuneración como Ministro de Finanzas.

Si bien seguirá recibiendo sus ingresos como Parlamentario y viceprimer ministro, este tipo de medida de disculpa resulta sorprendente e inusitada en nuestro contexto cultural.

¿Imagina que todos los funcionarios titulares de Secretarías y gobiernos, aunque no estén directamente involucrados en escándalos que afecten la credibilidad de sus instituciones, asuman su responsabilidad y dejaran de cobrar de cobrar sus sueldos?

Compártanos su punto de vista en nuestras redes sociales.