Todas hemos sido víctimas de VIOLENCIA DE GÉNERO

En casos reales, todas las mujeres que me rodean, por lo menos a partir de los once o doce años vivimos situación de acoso, desde el callejero (que considerábamos normal) hasta violaciones y maltrato intrafamiliar….

 

No creo que en el planeta exista una mujer que no haya sido víctima de cualquier presentación de violencia de género, aún en los países de primer mundo. He platicado con algunos amigos del tema, me han llegado a decir que nos encanta victimizarnos, quien hizo ese comentario tiene dos hijos y si bien tiene madre y dos hermanas, con una no habla y la otra vive en Portugal, así que mucha referencia del tema no puede tener, pero sí le gusta opinar, a y claro se considera feminista.

 

En casos reales, todas las mujeres que me rodean, por lo menos a partir de los once o doce años vivimos situación de acoso, desde el callejero (que considerábamos normal) hasta violaciones y maltrato  por parte de nuestras parejas, pero como decía mi mamá los problemas de un matrimonio sólo se tratan detrás de la puerta, así que de muchas no nos damos cuenta hasta que es evidente físicamente.

¿Por qué los hombres pensarán que silbarle a una mujer en la calle, le va a gustar? o que nos digan “piropos”, que distan mucho de serlo, ¿Por qué se sienten con ese poderío, para agredirnos? Un estúpido, no encuentro calificativo más amable, me dijo sólo es un “arrimón de camarón”, ¿De verdad?, es sólo eso, no creen que nos están lastimando, incomodando, asqueando, porque nuestra cultura nos enseñó que nosotras somos quieres nos debemos sentir mal.

Nosotras somos las culpables de que nuestro primo nos violara porque íbamos a casa de la tía por encargos de nuestra mamá y nos avergonzamos tanto que nunca lo dijimos. Era tan común en la secundaria, cuando un grupo de amigas tomábamos el mismo autobús, conocer a los hombres que nos iban a rozar el pene, porque eran siempre los mismos y no había a quién acudir, aun cuando las señoras y señores los veían, nadie decía nada, nos quedaba protegernos entre nosotras mismas con nuestras mochilas.

¿Por qué en los anuncios laborales existen puestos como Gerente de Ventas, que sólo son para hombres? Y en el mismo puesto nosotras ganamos menos. ¿Qué si esto es un reclamo a la sociedad? Sí, si lo es, es un asunto atemporal, que lo seguimos viviendo ¿Por qué les tenemos que decir a las adolescentes, no se vistan enseñando el ombligo o con faldas muy cortas? ¿Por qué no permitir que usen lo que les venga en gana? Simple, porque no queremos que pasen por lo que vivimos.

 

Un país en el que los hombres se ríen de lo que nosotras sentimos como agresión, llamándonos exageradas, jamás conocerán el sentimiento de impotencia, de rabia, asco, por los agresores y en casi todos los casos por nosotras mismas. Me han llamado feminazi, que acusación más injusta y cruel, combinar el término que la lucha de nuestros derechos e integridad con un movimiento de genocidio.

¿Quién tiene la respuesta para terminar con tanta violencia hacia nuestro género?

Isela Moreno