Boicot en Marruecos a tres marcas líderes

Marruecos sufre, desde el 20 de abril, un boicot histórico. Dicho día comenzó a difundirse en las redes sociales un llamamiento que duró un mes contra las tres marcas líderes: la leche Centrale (perteneciente al grupo Danone), el agua Sidi Ali y la cadena de estaciones de servicio Afriquia.

El golpe ha sido tan duro que la revista Telquel publicaba que el lunes el valor de las acciones de Afriquia y Centrale Danone cerraron en bolsa con descensos del 5,97 % y del 5,69%, respectivamente.

La campaña comenzó de manera anónima obligando a numerosos políticos a pronunciarse. Los promotores del boicot saben lo que hacen. Como expreso un anónimo:

“han apuntado muy bien hacia tres empresas que dominan claramente sus sectores. Es una crítica hacia los abusos en el mercado cuando se disfruta de una situación de oligopolio. Tarde o temprano este país debería abrirse más hacia el mercado europeo. Abrir el paso a Mercadona y otras marcas que fomenten la competencia y abaraten la distribución”.

La campaña comenzó con una sugerente etiqueta en árabe “Déjala que se agríe”. El supermercado Marjane (perteneciente al consorcio de Mohamed VI) de Rabat ve venir la reacción, y automáticamente deja ver una promoción de precios para la leche Centrale y el agua Sidi Ali.

La repercusión es tanta que la costumbre en Marruecos de servir café con botellita de agua cambia 360 grados. Los clientes no quieren que les sirvan agua Sidi Ali. Para las estaciones de servicio Afriquia las expectativas no son mejores y sale a la luz por la revista Telquel que un empleado de Afriquia llevaba tres días sin trabajar. Sin embargo, para la competencia la cosa cambiaba y un empleado aseguraba que había doblado el número de ventas.

¿Quién está detrás del Boicot?

El ministro de Economía, Mohamed Boussaid, perteneciente al RNI, llamó “enajenados” a los padres del boicot, que parece ser una manera indirecta de acusar a las juventudes del islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD). Este partido padece una fractura interna a partir de que su líder más carismático, Abdelilá Benkirán, fue apartado de la jefatura del Gobierno por el rey Mohamed VI y en su lugar nombró a Saadedín el Otmani.

La promesa del Boicot fue anunciada por Benkirán en 2014, asegurando que boicotearía durante 10 días a Danone para protestar contra un alza de precio. Actualmente frente a los acontecimientos, mantiene silencio.

El diario en árabe Ajbar al Yaum, que siempre fue muy crítico con respecto al Palacio Real, se ha posicionado sin tapujos a favor del boicot.  Su director, Taufic Buachrín, siempre apoyó a Abdelilá Benkirán, que fue encarcelado el 23 de febrero después de que agentes de incognito irrumpieran en su despacho. Sus defensores objetan que todo ha sido una maniobra oscura debido a sus posiciones políticas.

 

 

Fuente: elpais