Categories
Varios

Compromiso social

Últimamente, he notado que existe la firme convicción de que todo está mal. Es como si la humanidad en lugar de evolucionar, retrocediera. Nuestro planeta, nuestro mundo, pareciera ser una máquina expendedora de caos, de miedo, de corrupción, de guerras y desavenencias cada vez mayores. La tan mencionada “grieta” social nos atraviesa desfachatadamente; impunemente. Y, por muy lamentable que parezca, nuestro país no escapa a esta situación.

Hace pocos días, fuimos testigos “PASIVOS” del primer debate entre los candidatos presidenciales 2018. Sí, “pasivos” porque lo vimos o escuchamos a través de los medios de comunicación sin tener incidencia alguna. Vale la pena aclarar el concepto para expresar que, según mi opinión, el compromiso consciente, honesto y solidario de cada ciudadano de bien es fundamental a la hora de las decisiones. Deberíamos entender que vivir sumidos en la resignación y la queja absurda, es una postura nefasta. Estas actitudes, tarde o temprano, nos convierten en una especie de marionetas que pueden manejarse con hilos fuertes e imperceptibles.

Creo que necesitamos darnos cuenta de que existe un grupo, una minoría, de hombres y mujeres que busca manipularnos como a esos muñecos. Seguramente, lo hacen para  llegar al “poder”. Ese poder tan apetecible, insensato y despiadado, que ciega las mentes y  quita toda capacidad de acciones solidarias, y humanitarias. Un poder que no mide consecuencias ni evalúa resultados contraproducentes. Solo arremete contra todos, para satisfacer cierto ego, disfrazado de coraje. Como un tren fuera de control, no le es útil a nadie. Son esos los hombres y las mujeres que, en lugar de mirar al conjunto de la sociedad y sus problemas reales, se enorgullecen enarbolando banderas de soberbia y egocentrismo; y, creyéndose dueños absolutos de la verdad, no suman opiniones válidas para el bien común sino que responden de modo hostil, agraviante e irrespetuoso a todo el que piense  diferente.

Sin embargo, por alguna mágica razón y, a pesar de todo, procuro convencerme de que somos mayoría, las mujeres y los hombres que queremos un país y un mundo mejor para nuestros hijos, nietos y demás. Sólo necesitamos despertar, sacudir nuestra pereza y ponernos en movimiento. Necesitamos ejercitar nuestros deberes y nuestros derechos. Asumir, nuestra responsabilidad de participación activa y consciente en el destino  democrático de la Nación. Porque cada uno de nosotros, como células de esta  sociedad es artífice del mañana.

Por todas estas razones y muchas  otras, NO debemos conformarnos con ser testigos “pasivos” (como expresé al principio de este artículo); sino miembros “ACTIVOS” que saben cómo, cuándo y dónde actuar.  Los próximos comicios del 01 de julio serán, sin duda alguna, un momento histórico para que cada uno se exprese con total responsabilidad y libertad.

Compromiso de los políticos con la sociedad

 

 

NO DEBEMOS PERDER LA FE EN LA  HUMANIDAD QUE  ES COMO UN OCÉANO. ÉSTE  NO SE ENSUCIA PORQUE ALGUNAS DE SUS GOTAS ESTÉN SUCIAS. (Gandhi)