Categories
Varios

Salud y crecimiento

Se puede pensar a la salud como una tarea a desarrollar en el transcurso de la vida. Nacemos incompletos, perfectibles, indefensos… abiertos a múltiples influencias internas y externas. El desarrollo humano es un proceso de liberación respecto de los condicionamientos históricos, geográficos, psíquicos, biológicos, socioculturales y económicos, que limitan a cada persona.

Salud y crecimiento personal
Salud y crecimiento personal

Cuanta más conciencia se tome de esta situación, menos esclavizado se estará.

La libertad puede considerarse como una conquista en equilibrio inestable que implica el reconocimiento de los límites propios, ajenos y de la realidad espacio-temporal.

La persona sana se construye a sí misma integrando todo lo que le fue dado. Desde su nacimiento se desarrolla, en la familia, en la escuela y en el resto de la sociedad, mediante aprendizajes progresivos. De esta manera, se va incorporando a esa “normalidad” socialmente esperada. La mayoría se detiene en este peldaño. Otros, en cambio, avanzan hacia la salud superando el concepto de “normalidad social” y pueden evitar ser invalidados, socialmente, como “raros” o “extraños”.

La idea de salud, entonces, es diferente de la idea de normalidad. “Normal” es un concepto que iguala, que reduce a una regla o modelo ideal al que todos tienen que ajustarse.

El papel de la familia, la escuela y otras instituciones sociales es promover posibilidades para que los niños puedan convertirse en personas únicas, originales, diferentes de lo meramente esperado por las “normas”. De esta forma, poder sobrepasar lo normal para convertirse en personas sanas que despliegan todas sus potencialidades. El criterio de salud, por lo tanto, va más allá de la ausencia de enfermedad o trastorno.