Crisis de abasto de agua en Nuevo León: Pronóstico desalentador

Nuevo León, México – La falta de lluvias y las altas temperaturas han llevado a una situación preocupante en el estado de Nuevo León, específicamente en el área metropolitana de Monterrey, donde el abasto de agua enfrenta un pronóstico desalentador. La Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) ha alertado sobre la disminución alarmante de los niveles en las principales presas de la región, lo que podría implicar afectaciones en el suministro de agua, tal como sucedió el año pasado.

Según los últimos datos proporcionados por la CONAGUA, las presas Cerro Prieto, La Boca y El Cuchillo han registrado niveles a la baja en comparación con la semana pasada. La presa de La Boca, ubicada en Santiago, se encuentra actualmente con solo un 10.281% de su capacidad de llenado, mientras que la presa Cerro Prieto ha disminuido de 36.933 millones de metros cúbicos a 35.133 millones de metros cúbicos, equivalente a un 11.71% de su almacenamiento. Por su parte, la presa El Cuchillo está actualmente con un 46.10% de su capacidad.

Estas cifras son motivo de preocupación para las autoridades y la población, ya que se acercan peligrosamente a los índices que provocaron afectaciones significativas en el abasto de agua el año pasado. De hecho, el director de Agua y Drenaje de Monterrey, Juan Ignacio Barragán, informó recientemente que será necesario recurrir nuevamente a bombas flotantes para extraer agua de la presa Cerro Prieto, que en el pasado 2 de agosto se encontraba únicamente al 12% de su capacidad.

La crisis hídrica del año anterior obligó a implementar medidas drásticas para enfrentar la escasez de agua en la región. La utilización de bombas flotantes fue una de las soluciones adoptadas para garantizar el abasto a la población. Sin embargo, estas medidas temporales no resuelven el problema de raíz, y la situación sigue siendo delicada.

El cambio climático y la falta de precipitaciones han exacerbado la situación en las presas de Nuevo León. La sequía prolongada y las altas temperaturas han llevado a una disminución en el caudal de los ríos y a la reducción de los niveles de las presas, afectando así la disponibilidad de agua para uso doméstico, agrícola e industrial.

Ante esta realidad, es fundamental que las autoridades tomen medidas preventivas y adopten estrategias a largo plazo para enfrentar la escasez de agua de manera sostenible. La promoción de prácticas de conservación y uso eficiente del agua, así como la inversión en infraestructuras de captación y almacenamiento, son acciones que pueden contribuir a mitigar los efectos de la sequía.

Además, es necesario fomentar la conciencia entre la población sobre la importancia de cuidar el recurso hídrico y adoptar prácticas responsables en su consumo diario. Pequeñas acciones, como cerrar la llave mientras nos lavamos los dientes o reparar fugas en las instalaciones, pueden hacer la diferencia en la preservación del agua.

La crisis del abasto de agua en Nuevo León es una llamada de atención para tomar medidas urgentes y responsables en la gestión del recurso hídrico. Es responsabilidad de todos, autoridades, empresas y ciudadanos, trabajar juntos para asegurar un uso sostenible del agua y garantizar su disponibilidad para las futuras generaciones.

Share Article:

Diario Neoleonés

Edit Template

Publicaciones recientes

  • All Post
  • Columnistas Invitados
  • Cultura
  • Información
  • Internacional
  • Literaria
  • Local
  • Política
  • Varios

Redes sociales

© 2023 Neoleonés