La guerra de los metales: Controversias ante la OMC

Sin duda, los titulares y noticias durante estos días serán ocupados por las noticias relacionadas con Donald Trump, ya sea en el ámbito internacional, como, en este caso, en el ámbito económico.}

Controversia ante la OMC
México es el más reciente gobierno en promover una controversia ante la OMC

La imposición de aranceles del 25% a las importaciones de Acero y aluminio proveniente de la Unión Europea, Canadá y México a partir del 1 de junio, es una medida que no fue del agrado de ninguno de los gobiernos afectados.

La primera reacción se dio el 31 de mayo, cuando México anunció que impondría aranceles compensatorios a productos estadounidenses, hasta lograr el equivalente a las pérdidas estimadas en las exportaciones.

La Unión Europea y Canadá respondieron un poco después, el día 1 de junio, y ambos dieron a conocer que además de la imposición de aranceles compensatorios, cada uno por su parte, interpondría una controversia ante la Organización Mundial de Comercio, por el incumplimiento de las reglas para imponer aranceles, por parte de los Estados Unidos.

México tardó más en tomar la misma decisión, y apenas este lunes 4 de junio, anunció que también comenzará una controversia ante la OMC, por los aranceles impuestos al acero y al aluminio.

¿Qué es una controversia ante la OMC? Los países que integran la Organización Mundial de Comercio (OMC), han firmado diversos acuerdos comerciales, que facilitan tanto el comercio internacional, como la protección de las industrias nacionales, y este organismo actúa como árbitro para resolver las disputas comerciales o, como en este caso, las diferencias producto del incumplimiento por una de las partes de los acuerdos existentes.

En este caso, las controversias planteadas ante la OMC por Canadá, México y la Unión Europea, tienen como eje común, la violación por parte de los Estados Unidos del Acuerdo General Sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, firmado en 1994, y en especial por la violación al Acuerdo de Salvaguardias de la OMC.

El acuerdo de salvaguardias es un acuerdo de la OMC que establece las reglas y casos en que un gobierno puede llegar a cabo medidas de emergencia, generalmente consistente en aranceles o cuotas de exportación, cuando un sector de la economía o las empresas nacionales se ven perjudicadas.

Los países afectados consideran que los “motivos de seguridad nacional” argumentados por el Gobierno de Donald Trump, no cumplen con las condiciones establecidas para la OMC.

Para que se puedan aplicar estas medidas, es necesario que existan 3 condiciones:

  • Que exista un aumento en las importaciones
  • Que exista un daño grave a todo el conjunto de empresas nacionales, o bien, una amenaza fundada de daño
  • Que el daño a la producción nacional esté en relación directa con el aumento de las importaciones.

Respecto al segundo punto, se hace una diferencia entre el daño grave y la amenaza de daño.

El daño grave es una afectación a una rama de la producción de un país, y en el cual se deben analizar los siguientes elementos objetivos: Ritmo al que aumentan las importaciones; cambios en el nivel de ventas, nivel del empleo en el sector afectado, parte del mercado interno afectada por las importaciones y las pérdidas netas para las empresas nacionales.

En el caso de la amenaza de daño, se trata de la posibilidad fundada de que en el mediano o largo plazo se produzcan las afectaciones descritas en la afectación; lo anterior, basado en un análisis objetivo de hechos, y no solamente en conjeturas o proyecciones económicas.

En esta tesitura, en su momento corresponderá al gobierno de los Estados Unidos demostrar que en los motivos que llaman de “seguridad nacional”, sí existen los supuestos de daño grave o de amenaza de daño que ya describimos, y que establece la Organización Mundial del Comercio.