Melodía mortal: la araña violinista

Cuando hablamos de arañas venenosas, nos vienen a la mente la más conocida: la capulina o viuda negra. Sin embargo, existe otra araña que, a pesar de lo que se ha comunicado en los medios, es menos conocida, y en muchos casos, igual o más peligrosa que la viuda negra.

araña violinista
El dibujo de violín característico de esta araña

La araña violinista, también conocida como araña rinconera, es una especia de arañas originaria de la zona del Pacífico de América del Sur, nativa de Chile, Perú, Ecuador, Argentina Uruguay y este de Brasil. De ahí ha pasado a Norteamérica, encontrándose casos en Canadá, Estados Unidos y México.

El nombre científico de este arácnido es Loxosceles laeta, es una araña que en su tamaño adulto mide entre 8 y 30 milímetros con las patas extendidas. Sus colores le permiten mimetizarse con el entorno, ya que puede ser café, negro, rojizo-verdoso, pardo cenizo o pardo-amarillento. Las hembras son más grandes y agresivas que los machos.

La característica distintiva de esta araña es la línea que rodea la zona de la cabeza y los ojos, que se extiende por el centro del cuerpo y tiene la forma de un violín, de ahí el nombre que se le da.

Como insecto tropical y ecuatorial, es un arácnido que durante el día prefiere estar en lugares protegidos, principalmente grietas, agujeros o en lugares protegidos, en su hábitat, bajo piedras u hojarasca; en las casas, en los rincones, detrás de los cuadros, debajo de los muebles.

Es una araña rápida, pues puede alcanzar hasta 15 kilómetros por hora. Además es una araña predadora, de hábitos nocturnos, por lo que sus principales ataques suceden por las noches.

Su veneno es uno de los más peligrosos y mortales. La toxina presente en el veneno contiene toxinas que atacan los tejidos, destruyendo las proteínas, lo que causa muerte celular. Su veneno es más potente que el de una cobra, y su picadura es tan fuerte como una quemadura con ácido. Al entrar el veneno al cuerpo, destruye los glóbulos rojos, y afectar varios órganos, principalmente el hígado y los riñones, llegando a producir falla renal aguda e insuficiencia hepática, así como falla pulmonar por necrosis. La picadura puede producir la muerte en pocas horas. Al conjunto de afectaciones por la picadura de esta araña se le llama loxoscelismo.

Científicos mexicanos del laboratorio Silanes Bioclon, han desarrollado un antiveneno (conocido como faboterápico) con el nombre Reclusmyn, creado completamente en laboratorio, lo que permite lograr mayor disponibilidad de este antiveneno. Siempre hay que tener en cuenta que este antídoto debe ser aplicado lo antes posible, antes de que las toxinas de la araña violinista causen daños irreversibles o la muerte.