Tratados de libre comercio ¿por qué no mirar hacia otro lado?

Para nadie es un secreto que la economía mexicana está íntimamente ligada a la economía de los Estados Unidos, al grado que se dice que cuando los Estados Unidos estornudan, a México le da pulmonía.

negociación tlcan

Desde 2016 a partir de las campañas presidenciales de los Estados Unidos, muchos políticos y empresarios han visto con horror la llegada al poder de Donald Trump. Y este temor y desasosiego es debido a que, a pesar de ser un empresario, su política económica es más bien de corte proteccionista, privilegiando su industria interna y limitando la expansión internacional, con el fin de traer los empleos a los Estados Unidos.

Una de sus decisiones proteccionistas, es la eliminación, y ahora, la renegociación del Tratado de Libre comercio de América del Norte, el TLCAN. Y el gobierno mexicano se encuentra enfrascado en la renegociación, en la que se encuentran dificultades como las condiciones por la migración, los estándares anticorrupción y otros puntos en los que aún no hay acuerdo.

Es bueno que se renegocie y se busque mantener un acuerdo económico que de un modo o de otro, proporciona un beneficio a la industria y empresas mexicanas.

Sin embargo, esta renegociación en muchos aspectos provoca la percepción de que es desesperada, aferrada a querer mantener un acuerdo a toda costa, como si de ello dependiera la existencia económica de México.

Y ante esto surge la pregunta: ¿Y si Mr. Trump no quiere y pone el pie, por qué aferrarse? ¿Por qué no hacer tratados con otros países y regiones?

Es cierto que México tiene tratados comerciales con la Unión Europea, con China y más recientemente el Acuerdo Transpacífico, en que va junto con los Estados Unidos y tiene la misma suerte que el TLCAN, por las objeciones que impone el actual gobierno de los Estados Unidos.

Comparados con el TLCAN, los tratados con otros bloques económicos son tímidos y limitados, no tienen la amplitud del tratado de América del Norte.

En muchos sentidos, los grupos empresariales e industriales tradicionalmente han visto a los Estados Unidos como su principal mercado y en muchos aspectos, dependientes de la economía estadounidense y por ello, la insistencia en mantener el TLCAN. Pero ante las condiciones actuales, de proteccionismo, esto se ha dificultado y peligra su mercado.

Y es aquí donde muchos nos preguntamos por qué no ampliar los tratados de libre comercio con países latinoamericanos, la Unión Europea, China o La India. Son mercados en expansión y crecimiento, con los que el nivel de intercambio comercial es reducido en comparación con los Estados Unidos.

Esto me hace pensar en dos posibles motivos. Uno podría ser que existe una pobre adaptación a los cambios y se están descuidando los grandes mercados potenciales fuera de los Estados Unidos, por lo que se requiere una voluntad y formación para lograr buenos acuerdos comerciales.

Por el otro lado, y quizá más fuerte, el motivo del miedo, en que confían en que Donald Trump no repetirá en la presidencia, y una vez que termine su gobierno, todo volverá al estado anterior, y si existen acuerdos de comercio con otras naciones que puedan suplir o mejorar el TLCAN, eso no gustará a las nuevas autoridades de los Estados Unidos

¿Ustedes qué piensan?