Mexicano patenta un novedoso sistema que hace potable el agua de mar

Jorge Lechuga Andrade, un mexicano que goza de tener un doctorado y dos maestrías, ha diseñado un revolucionario sistema de desalinización del agua de mar, para que sea apta para consumo humano.

Cuando Andrade realizo su doctorado, ya apuntaba a interesantes innovaciones en el proceso de desalinización del agua por ósmosis inversa centrífuga, por generación de vórtices de Dean.  Este hecho le otorgo recibir el Premio Nacional del Instituto Mexicano de Ingenieros Químicos en 2015.

Nos explican los entendidos que las plantas desalinizadoras también presentan inconvenientes y el método de Lechuga Andrade solventa la situación. En el proceso de extracción de la sal se producen muchos residuos salinos y sustancias contaminantes que perjudican gravemente la flora y la fauna. A esto se le añade un gasto elevado de energía eléctrica.

Para evitar el problema ambiental, actualmente se están realizando plantas desalinizadoras más competitivas, que contaminan menos y que utilizan energías renovables.

El mar contiene el 98% del agua del planeta. Entre 25.000 y 45.000 ppm (2,5 a 4,5%) del agua del mar son sólidos disueltos. Cuando ya hablamos de agua dulce nos referimos a contenidos en sales es inferior a 1000 ppm (0,1%).

Menos gasto energético e impacto ambiental

El sistema de Lechuga Andrade de potabilización del agua de mar implica una inversión mucho menor en costo de producción y la increíble cifra de un 80 por ciento menos de consumo en energía eléctrica, teniendo en cuenta otros sistemas similares. Y esto no acaba aquí ya que el sistema contribuye a reducir impactos ambientales importantes para la flora y fauna marina, ya que el agua de rechazo es reenviada al mar después de un filtrado de ósmosis.

El éxito del proyecto comienza con un pequeño laboratorio montado por él mismo. Tras solicitar la patente sobre una mejoría en los materiales y después de 6 años, organismos oficiales de México y de Estados Unidos reconocen el proceso. El sistema del investigador mexicano Jorge Lechuga Andrade es agasajado, considerado original, novedoso y enmarcado dentro del desarrollo sostenible.

Según nos relata Lechuga Andrade: “Siempre me gustó la investigación y desde que estaba en la empresa de plásticos hice algunos viajes para hacer análisis en algunos centros Conacyt, como el Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA), muy enfocado en polímeros, y a partir de algunos intercambios con profesores planteé a la asamblea de accionistas de la empresa la necesidad que teníamos de mejorar nuestra tecnología, y para ello necesitábamos desarrollar productos”