¿Odio jarocho a AMLO?

No hay ningún otro tema que cause tanta controversia como el tema de AMLO. Despierta ciertas emociones, como la rabia, en algunas personas. Trato de entender el fenómeno. A mi me pasa con una mujer que conozco, ya no la aguanto. Quizá el sentimiento es mutuo. Pero creo que es más el odio de aquí para allá que a la inversa. Me pregunto si debiera de continuar esta insana relación (de negocios debo aclarar). Es que siempre hay intereses. Pero ¿qué vale más, la felicidad o los intereses?

Volviendo al caso AMLO, por un lado, están los que odian sin engaños y por otro, los del odio postizo, fingido, calculado.

En una esquina del ring, está la gente que odia, de forma pura, genuina, que le sale del alma o de la panza, o de donde quieran ubicar la fuente de las emociones. En la otra esquina, contigua, no opuesta, está el que actúa de forma deliberada, siempre cauto, guiado por su cerebro, persiguiendo un fin.  Ambos grupos están en el mismo bando, del mismo lado, pero no son lo mismo.

Sus motivaciones son distintas; los que odian de forma legítima están justificados en el juicio moral de las cosas. Sus intenciones son puras.

Como bien lo dice la sabiduría de los memes: los que odien, habrán de odiar. Yo solamente les pido, odien a capa abierta, sin tapujos, sin engaños, sin limitaciones. El odio os hará libres.

Pero los que odian engañosamente son culpables. Porque su odio no es puro, sino que persigue intereses oscuros.

¿Y a quién me refiero? ¿Quiénes son esos impostores? Ya los identifiqué. Son los que tienen contratos en el gobierno, los contratistas chuecos y sus empresas relacionadas, funcionarios, burócratas corruptos y sus secuaces.

Yo llegué a esta conclusión estudiándome a mí mismo. Yo odié moderadamente a AMLO, pero de forma auténtica. Mis intereses siempre fueron genuinos. Jamás he tenido negocios chuecos ni los tendré. Menos con el gobierno. Yo no tenía que proteger mis actividades criminales que se verían afectadas con la llegada de un nuevo régimen como el de AMLO.

El desagrado que me producía AMLO, era por otras causas. Él es del sur y forma parte de la izquierda… ¿Cómo les explico? Sin sonar… políticamente incorrecto. Es algo que solamente los regios podrían entender.

Finalmente, gracias por sus comentarios. Cuando tengo oportunidad sí reviso los comentarios que me hacen el favor o el desfavor, según sea el caso, de escribirme. Pueden agraciarme o desgraciarme con ellos. Pero el que más me ha dolido es uno que cuestiona ¿y quién demonios es Chencho González? Yo esperaba mejor reconocimiento de mi marca personal. Creo que tengo que despedir a mi publicista. Me olvidaba, no tengo publicista. Está bien que el “Diario Neoleonés” no es “El Norte”, pero pudiera llegar a serlo ahora que estoy yo aquí. Pretendo recobrar mi estrella a toda costa.

Para los que no leyeron mi artículo anterior, aquí está el link:

https://neoleones.com/2018/05/15/derechistas-voto-por-amlo/

Cómo dijo el gringüito: ¡Jasta Loego!

Chencho González