Pintura de Rufino Tamayo será subastada, ¿Quieres saber los detalles?

Se hizo el anuncio de que una de las pinturas del famoso pintor de origen oaxaqueño será subastada el próximo 14 de mayo, en la ciudad de New York.

La pintura en cuestión, es la de “Perro Aullando a la Luna” que fue pintada en el año de 1942 por el famoso Rufino Tamayo, se estima que su precio oscila entre 5 y 7 millones de dólares.

Fuente: Tomado de (http://www.sothebys.com/en/auctions/ecatalogue/2018)

Al momento de realizar la pintura, él se encontraba en la ciudad de New York y fue puesta en exposición en el “Valentine Gallery”, en ese tiempo ya era considerado por muchos uno de los grandes representantes del arte mexicano, posición que compartía con Diego Rivera y Alfaro Siqueiros.

En los años 40, sus pinturas se vieron influenciadas por el arte de Piccaso, de hecho la pintura del “Perro Aullando a la Luna” se basó en la famosa pintura de la “Guernica” perteneciente precisamente a Pablo Piccaso.

Y de hecho hay una cierta similitud en el mensaje que intentaban transmitir ambos pintores, Picasso de su lado con la “Guernica”, hace una protesta en contra del bombardeo que fue efectuado contra civiles durante la Guerra Civil Española. Por el contrario, la pintura de Tamayo era una forma de representar la preocupación que se tenía en ese momento, sobre lo que estaba pasando en la Segunda Guerra Mundial.

Debido a que él, consideraba que sus pinturas estaban más enfocadas a temas universales eternos. Ya que como el mismo expresó en alguna ocasión:

“Pintar no es literatura, ni periodismo, ni demagogia. La pintura es la maravillosa combinación de la poesía, que lleva el mensaje, y las cualidades visuales, que transmiten ese significado”.

¿Pero qué tiene que ver un perro con la Segunda Guerra Mundial?

Bueno es que para la realización de su pintura, Tamayo aparte de influenciarse en Picasso, también se basó en algo más, al ser de origen mexicano quiso mezclar nuestras raíces precolombinas con el tema actual de ese tiempo, para lo cual utilizó a una figura importante para nuestros ancestros, el cual era el perro Xoloitzcuintle, del que se encontraron muchas figura de cerámica en las tumbas de nuestros antepasados.

Lo utilizó y lo puso en pose en la cual está aullando hacia la luna, pero en “silencio” con un fondo azul que nos da una sensación de angustia y al otro lado una pared de color verde, haciendo entonces hincapié a todas las personas que murieron en la Segunda Guerra Mundial al estar desprotegidas y que probablemente perecieron sin que nadie pudiera escucharlas.

En definitiva un gran mensaje que se transmite en una sola pintura y lo más impresionante es que lo hace sin utilizar ni una palabra, en mi opinión esa es la maravilla del arte. Esperemos que el afortunado de comprar la pintura, sepa valorar la calidad de pintura que se llevará a casa.

 

 

Dexter Castillo