Connect with us

Editoriales y Opinión

Polémica AMLO-Fox-fracking: ¿Quién tiene la razón?

Published

on

Hace un par de días, AMLO aseveró que prohibiría el «fracking» en México. Las voces en contra de esta medida no se hicieron esperar, y hasta el expresidente Fox ya se insertó en la polémica.

Por fortuna, estoy muy familiarizada con este tema pues en mi trabajo de consultoría, he realizado análisis y reportes del sector petrolero, y en mi firma, hemos estudiado a gigantes petroleros como Schlumberger, Halliburton y Royal Dutch Shell.

Pero para empezar a dilucidar este asunto lo más importante es definir qué es el “fracking” o la fracturación hidráulica.

Es una técnica de extracción de gas y petróleo, en la cual, en un área determinada se hacen cientos o miles de pozos y la roca del subsuelo se fractura mediante la inyección de un líquido presurizado.  A este líquido presurizado se le agregan productos químicos para facilitar el proceso de fractura subterránea, que libera el petróleo o el gas de la roca y permite su extracción hacia la superficie.

Todo esto, me imagino, que suena como un proceso bastante razonable. Entonces ¿por qué la controversia con el “fracking”?

Aquí es donde se pone interesante, esta técnica requiere de millones de litros de agua, sí, millones. Y el agua debe ser mezclada con aditivos. Se pueden llegar a utilizar hasta 750 compuestos químicos como aditivos en la fractura hidráulica. Algunos de los químicos utilizados en estos aditivos, son conocidos carcinógenos, ósea que causan cáncer. Esto no lo digo yo, lo dice el Departamento de Conservación Ambiental del Estado de Nueva York. Pueden consultar el reporte aquí: http://www.dec.ny.gov/docs/materials_minerals_pdf/ogdsgeischap5.pdf  

En resumen, la principal preocupación en torno al “fracking” es, por una parte, la utilización de millones de litros de agua, que en muchas regiones del país escasea, y por la otra, la contaminación del aire, suelo y del agua subterránea, ríos y presas del país con químicos tóxicos carcinógenos. Parece ser una preocupación razonable.

Entonces claramente aquí hay dos bandos. Las empresas petroleras junto con los grupos de intereses ligadas a ellas y por otro lado el ciudadano común.

El objetivo de las empresas petroleras y sus colaboradores, es hacer dinero. No es menester de ellos cuidar el agua y nuestra salud. Ellos hacen su labor creando campañas, y porque no decirlo, comprando a periodistas y medios de comunicación, como sus agentes de relaciones públicas, para promover sus intereses. Esto es legítimo en un sistema capitalista. Lo que no es ético es mentir.

Pero nosotros, los ciudadanos también tenemos voz y voto. Probablemente no tengamos los millones de dólares para invertir en campañas de desinformación, como el grupo de cabildeo de las petroleras. Pero tenemos acceso a medios independientes como el diario Neoleonés y a representantes en el gobierno que nos deben de escuchar.

En estos próximos días, veremos la vocifera defensa del “fracking”, de supuestos periodistas y digo supuestos porque realmente venden su pluma al mejor postor, en diversos medios como El Universal, El Economista, El Financiero, Televisa, etc.

También aparecerán figuras públicas como el expresidente Fox, haciendo cabildeo en favor del “fracking”.

Quienes defienden el “fracking”, dejan claro a qué bando pertenecen, ya sea que están en la nómina de los grupos de cabildeo o tienen intereses financieros directos ligados al “fracking”.

La evidencia es definitiva:  el “fracking” es peligroso para la salud humana. Es una técnica sucia, altamente contaminante y potencialmente devastadora en términos ecológicos.

Cualquier persona que opine lo contrario, salvo que sea genuinamente ignorante, está en el bolsillo de los grupos de interés del petróleo.  No hay vuelta de hoja, y esto no puede ser de otra manera.

Se los digo para que se preparen, porque escucharemos una serie de “argumentos” a favor de “fracking” como los siguientes:

  • No hay evidencia que demuestre que el “fracking” es peligroso.

R,. Sí la hay, hay múltiples estudios. Aquí pongo algunos ejemplos:

https://www.nature.com/articles/jes201581

https://www.theatlantic.com/science/archive/2017/12/data-from-11-million-infants-suggests-fracking-harms-human-health/548315/

  • No, no se gasta tanta agua, porque se puede reciclar.

R.- Se gasta muchísima. El agua contaminada por el “fracking” es muy difícil de reciclar.

https://www.nationalgeographic.com/environment/great-energy-challenge/2013/fracking-water-its-just-so-hard-to-clean/

  • Se necesita petróleo y gas para detonar el crecimiento del país.

R.- Estamos de acuerdo que se necesita petróleo, pero tenemos suficientes reservas de petróleo y gas convencional. Se requiere más inversión en exploración y extracción de petróleo y gas convencional. No se necesita poner en riesgo a nuestra salud con el “frácking” para aumentar nuestra producción petrolera.

  • La prohibición del “fracking” pone en riesgo la economía del país.

R.- . El “fracking hoy en día no representa un ingreso para el país. En este momento no hay proyectos activos de gran escala en el país. No se interrumpiría nada relevante.

  • En Estados Unidos sí está permitido el “fracking”.

R.- En Estados Unidos el “fracking” está permitido porque los grupos de cabildeo del petróleo en ese país son muy fuertes. Algunas localidades de Estados Unidos han podido prohibirlo, pero en algunos casos han perdido casos en las cortes. En países con gobiernos más sólidos, como Francia, sí lograron su prohibición. Pero los grupos de interés y cabildeo de las petroleras siempre buscarán revertir esas prohibiciones.

Este debate es como el del tabaco. Hoy en día nadie negaría que fumar causa cáncer. Bueno, en los 40’s los científicos ya tenían plenamente identificado eso, pero los grupos de interés de la industria del tabaco crearon campañas de desinformación y cabildeo gubernamental, para evitar cualquier tipo de regulación. Y fueron efectivos por 50 años. Llegaron a tal grado de hacer su propio instituto del tabaco, para hacer “investigación” y pagar a pseudocientíficos que publicaran estudios afirmando que fumar era seguro y que no había ningún riesgo para la salud.

Parece risible, pero fue cierto. Esos delincuentes se salieron con la suya, y millones de personas murieron por su criminalidad. Hoy en día se repite el fenómeno. El “fracking” es el nuevo tabaco. Veremos si se vuelve a repetir la historia.

Compartir
Continue Reading

Autores

De Obrador y sus disculpas

Published

on

López Obrador pide al rey de España que se disculpe por «agravios» durante la «llamada conquista»; el gobierno español lo rechaza

Este es el titular que, a modo de arena tirada a los ojos de incautos, acaba de hacer pública la cadena CNN en español.

La polémica está servida. Va a dar mucho que hablar a los iluminados opinadores de las redes sociales… y no podía dejar pasar la ocasión de sumarme a la corriente defensora u ofensora… al fin y al cabo me siento aludido por partida doble: soy español y adoro México y su cultura.

Una amiga de Cuernavaca a la que tengo en gran aprecio, sostiene con diversos argumentos firmados por una tal Elena López que las razones del pedido de disculpas tiene antecedentes históricos que refuerzan la lógica del pedido.

¿Será?

Aclarándole algunos elementos a Elena López (y a López Obrador):

1 – En 2015, Alemania, en voz de Angela Merkel, le pidió perdón a los judíos por el abuso del régimen nazi sucedido entre 1933 y 1945

Hizo muy bien Angela Merkel, puesto que los judíos fueron despojados de todos sus bienes por decreto antes de la segunda guerra mundial, así como de su propia existencia como seres humanos durante la contienda. Pero olvida que ese decreto fue aplicado no sólo a los judíos, sino a todos los alemanes que fueran contrarios a las leyes del tercer Reich y a la supremacía de la raza aria: gitanos, homosexuales, latinos, negros, árabes, discapacitados física y mentalmente, etc… Lo que significa que EXISTÍAN leyes que desprotegían a todas las «minorías» y que Angela olvidó pedir disculpas a un número más que significativo de agraviados y asesinados.

No sirve como comparativa con el caso español porque en España se reconocieron a través de las  Leyes de Burgos u Ordenanzas para el tratamiento de los indios, derechos de igualdad y ciudadanía a todos los habitantes de las tierras americanas así como el derecho de ser «Hombres Libres». Estamos hablando de año de 1512.

No olvidemos que estamos hablando del s. XVI y no del s. XXI. Las Leyes de Burgos son una secuencia del derecho romano, la primera aplicación de un reconocimiento Universal de Derechos Humanos.

Tampoco olvidemos que ninguna otra potencia colonizadora (excepto la romana) incluyó a sus «conquistados» como detentores de derechos civiles e igualitarios. Ni ingleses, ni portugueses, ni franceses, ni holandeses, ni Italianos, ni belgas, ni alemanes, etc…

2 – En el 2000, el Vaticano, en voz de Juan Pablo II, pidió perdón a todos aquellos a quienes la iglesia católica excluyó de su ayuda durante la Segunda Guerra Mundial.

Justa acción la de Juan Pablo II, si consideramos que su predecesor durante la contienda, Pio XII, al día de hoy sigue envuelto en una enorme controversia que algunos -el Estado de Israel principalmente- considera una traición a sus propios principios cristianos, sin paliativos ni excusas.

Pero hay muchas paradojas en este asunto: por un lado la lista de quienes lo defendieron es larga y curiosa: Isaac Herzog, Golda Meier, Dwight Eisenhower, Eugenio Zolli y Albert Einstein, entre otros, defendieron su papel, aparentemente discreto pero firme, que pretendía, a modo de estrategia política, eliminar al führer. De hecho el agradecimiento a Pío XII de la comunidad judía de Roma quedó inmortalizado en una placa que se puede ver en el Museo Histórico de la Liberación de Roma.

Pero por otro lado su leyenda negra se fragua, según el escritor católico Ronald J. Rychlakk, después de la guerra, cuando la izquierda italiana trató de desprestigiar a Pío XII diciendo que había sido aliado de Hitler. El acontecimiento que dio origen a la imagen controvertida del papa respecto a su relación con el nazismo fue la publicación de la obra de teatro El Vicario del alemán Rolf Hochhuth en 1962. Aparentemente la obra se basó en documentación y provista por el KGB, que se proponía minar la autoridad del Vaticano. A esta teoría adhiere el historiador británico sir Martin Gilbert, biógrafo oficial de Winston Churchill y experto en historia del pueblo judío.

Lo cierto es que El holocausto tuvo lugar y el horror no se perdona. Pero ¿no fue Juan Pablo II el que prohibió hasta el cansancio el uso del preservativo como simple medida de protección para prevenir la expansión de contagio del sida en África, donde los fallecidos se contaron por decenas de miles y se negó hasta el último instante a actuar en los probadísimos casos de pedofilia y corrupción vaticana? …Como mínimo me parece muy parcial su perdón… si además añadimos que Benedicto XVI proclamó a ambos como Venerables.

3 – En 2007, el clero español pidió perdón por el apoyo a Franco durante su dictadura.

¿Se trata de un pedido de perdón realista? ¿O era una maniobra política que interesaba, de nuevo al clero, para posicionarse estratégicamente con determinado un determinado partido político de derechas que durante las legislaturas VIII y IX (2004 – 2011) fue partido de la oposición cuando fue derrotado contra pronóstico después de los atentados del 11M por el partido izquierdista. Tengo serias y fundamentadas sospechas de que este pedido de disculpas, que se encuadra en un marco político interno y no internacional como el que nos lleva a este artículo, sea más mediático que sincero…

4 – En 2014, primer ministro nipón, Shinzo Abe, pidió disculpas por las agresiones de Japón a sus países vecinos durante la Segunda Guerra Mundial.

Una vez más es una verdad a medias y en un escenario de guerra donde las leyes están cegadas. China jamás aceptó los perdones de Japón, porque el gobierno japonés «no mostró verdadero arrepentimiento». Estamos hablando de crímenes de guerra y lesa humanidad. Os recomiendo la lectura sobre la llamada Unidad 731…

Transcribo literalmente el parecer del ministro chino al respecto del tal acto de «humildad» japonés: «El Gobierno chino reaccionó con indiferencia a las disculpas que el primer ministro japonés, Shinzo Abe, presentó a los países vecinos por las agresiones del Ejército nipón en la II Guerra Mundial, y volvió a pedir a Tokio que ofrezca un perdón más sincero».

«Japón debe reconocer su historia de agresión militarista, asumir responsabilidades, hablar con claridad y ofrecer sinceras disculpas a las víctimas de los países afectados».

«Entender correctamente ese periodo de la historia, así como las demandas de justicia, es una base importante para que Japón pueda mejorar las relaciones con sus vecinos asiáticos»

Durante la Segunda Guerra Mundial Japón cometió gravísimos crímenes de guerra en los territorios ocupados a China, desde matanzas sistemáticas de civiles, experimentos con armas biológicas o la obligada existencia de las «esclavas sexuales» de la mujeres chinas para los oficiales nipones.

Poco después de esta tibia manifestación de disculpas, China preparó la conmemoración de su victoria sobre Japón en 1945, acto que lejos de suavizar las cosas, fue entendido como un desafío al país Nipón.

Como se puede ver un acto de perdón ni siempre significa sellar la paz, sino muy al contrario, solivianta sentimientos largamente dormidos, aunque nunca olvidados.

5 – En 2018, Noruega pidió perdón a las mujeres represaliadas por tener relaciones con soldados nazis.

No podían hacer otra cosa. Es historia reciente e incluso los hijos de tales relaciones seguían pagando los errores de sus madres. Es justo, pero una vez más se trató de un escenario de guerra en el que todas las leyes estaban supeditadas a los designios del país invasor con la condescendencia del gobierno títere impuesto por éstos.

Lo mismo aconteció en Francia. Puro maquillaje político y que no se aplica a la realidad de España y México, donde las relaciones mixtas no sólo eran legales, sino que no eran impedimento de crecimiento social.

6 – En 2016, El Salvador pidió perdón por los crímenes de guerra cometidos por el Ejército durante el conflicto interno que vivió este país entre 1980 y 1992.

Bonito símbolo de «paz» y «fraternidad» cuando los cuerpos aún siguen calientes en las fosas comunes.

De nuevo un ejemplo de guerra civil, con el sistema judicial cegado y anulado. Lo mismo pasó con Nicaragua y su admirado frente Sandinista… mira lo que sucedió hace unos meses con las protestas de los estudiantes. No constan pedidos de disculpas de Daniel Ortega…

Este caso recuerda los infelices y numerosísimos casos que acontecen en México diariamente. Ignoro si existe un pedido de disculpas por parte de los diversos gobiernos mexicanos sobre la masacre que sus propios soldados hicieron sobre su propia población, sin contar con los de las bandas de narcotraficantes que actúan sin freno de la mano de corruptos gobernantes mexicanos…

7 – En 2003, El Presidente de la ex Yugoslavia, Svetozar Marovic, se excusó ante el pueblo bosnio por los más de 200 mil muertos que causó la guerra entre 1992 y 1995.

No fue, como afirma Elena López, presidente de ninguna ex Yugoslavia, porque simplemente ya no existía. Fue primer y único presidente de la república de Serbia y Montenegro, artífice de la separación de los dos países y detenido y condenado por corrupción en 2015…

Conciliador gesto el suyo el de pedir disculpas, pero nuevamente se trata de un asunto de guerra, interno y cuya implicación internacional está plagada de vergüenzas… La mayor masacre de finales del siglo XX tuvo como cómplices a los dos organismos internacionales creados para asegurar la paz y a concordia, sea por la disuasión o por la negociación: la NATO que sólo actuó cuando el genocidio ya estaba casi terminado y la UN ocupada con sus habituales lavados de manos para «no interferir en asuntos internos». No existían ninguno de ellos en el siglo XVI, pero sí existían las Leyes que protegían a los indígenas y lo hacían tan efectivamente como pruebas hay en el Archivo de Indias, en Sevilla.

Hoy en día ni se te ocurra ir a un partido de fútbol entre Bosnia/Serbia… el perdón se quedó en papel mojado.

8 – En 2016, veteranos de guerra de EE.UU. pidieron perdón a los Sioux por los crímenes de guerra del pasado.

¿En serio? ¿Veteranos de qué guerra? ¿Vietnam, Corea, Segunda guerra mundial, invasiones de Afganistán, Irak, Somalia, Granada…? En política, ser hipócrita es norma casi generalizada, pero ese gesto no tiene ningún sentido puesto que el genocidio tan cacareado llevado a cabo en América, fue protagonizado no ya por los norteamericanos de adopción del siglo XX sino por franceses e ingleses emigrantes de los siglos XVII, XVIII y XIX que ARRASARON con TODAS las poblaciones indígenas del Este americano de las formas más crueles (tanto que recuerda, y mucho, a las de la horrorosa unidad 731 nipona). Qué casualidad que las reservas importantes de indígenas se encuentren en suelo que durante más de 300 años fue territorio español y que durante ese periodo fueron Hombres Libres que pasaron a ser «reserva» cuando los EEUU se independizaron de Inglaterra… Concluye lo que entienda, para mí está muy claro.

9 – En 2004, el papa Juan Pablo II pidió perdón por los horrores de la Inquisición.

La inquisición fue un invento del Vaticano y no español como frecuentemente y por medio de la leyenda negra se dice por ahí. El vaticano pidió perdón e hizo bien… pero existen documentos en los que, al menos en el caso español que fue, curiosamente, muy moderado en sus acciones si comparamos lo que ocurrió en países como Alemania, Italia, Suiza u Holanda, los reclusos preferían ser juzgados por un tribunal de la inquisición que por los del estado, simplemente porque los procesos eran mucho más rápidos, más justos y las penas infinitamente menos duras. Hay documentos de sobra para probarlo.

10 – En 1992 (350 años después) la Iglesia católica se disculpó por la persecución a la que sometió a Galileo.

Entrañable gesto una vez más. Si por la Iglesia fuera, aún seríamos tierra plana… Pero para admitir algo tan obvio… ¿tardó 350 años? Algo me dice que ese pedido de disculpas era un gesto televisivo, marketing celestial si quieren llamarlo… en realidad era tan inútil hacerlo como hubiese sido condenar a Galileo por apóstata y hereje… en fin que es un gesto mediático y no de corrección. Pero vale… queda bonito para que todos pensemos que la iglesia evoluciona acompañando los tiempos…

En resumen y para terminar: el hijo de un cántabro y nieto de un Guardia Civil españoles al que llaman presidente de México y se apellida López Obrador… no tiene criterio ni validez personal para opinar sobre todos los mexicanos, porque él propio no lo es completamente de sangre.

Defender la sangre derramada de quienes no eran como él, poniéndose en el lugar de éstos me suena a hipocresía y oportunismo.

Tal vez debería preocuparse más por su vecino del norte, ese sí, abiertamente xenófobo y racista y que quiere aislar a los mexicanos como si de una epidemia se tratara y no precisamente integrarlos en la sociedad norteamericana como hicieron los españoles durante la conquista y ocupación de América.

¿Por qué no exige el hispano americano Obrador a los EEUU la devolución de los territorios anexionados tras la guerra con México? ¿No se atreve a reconocer que fueron incapaces de defender su propio territorio cuando ya eran independientes? ¿Mal se separaron de España se dejaron robar medio país en un fin de semana?

No sólo eran malos gobernantes, pésimos militares y peores legisladores, sino que además permitieron, por intereses económicos de unos pocos gobernantes, que entraran los franceses para que expoliaran aún más su ya depauperado país. ¿Cuándo van a exigir a Macron un pedido de disculpas y la devolución de las joyas que robaron delante de sus narices?

Será que le sale más barato al populista Obrador remover lo fácil y no meterse con el naranjito norteamericano o con el francés. Eso en mi pueblo se llama cobardía y oportunismo barato.

Por supuesto que el mensaje va más allá de lo que significa una disculpa. Es tirar arena a los ojos de los mexicanos para evitar que vean el grado de corrupción, criminalidad y dejadez en que los sucesivos gobiernos mexicanos han convertido esa gran nación que México pudo haber sido.

En este punto es donde surgen los indigenistas con idealizada visión del Edén que era América, del despojo al que fue sometido por los invasores y el saqueo generalizado, que por supuesto, sólo hicieron aquellos que llevaron a América hasta el Barroco, los que dejaron veintisiete universidades en toda Latinoamérica (tres de ellas en México) y toda la estructura -herencia actualizada de la romana- administrativa, judicial, educativa, económica, agraria, etc.

Los indigenistas defienden siempre el mismo argumento: este mensaje de Obrador exige que los extranjeros retiren sus manos de la política de los países latinos… ¿De verdad?

Obrador pide justicia para todos los pueblos de América que han sido agraviados por extranjeros, como si fuesen los únicos territorios colonizados en el planeta, olvidando que si hablamos el mismo idioma es porque España fue invadida y colonizada por Roma, el Islam y los Visigodos, entre otros y dejaron el crisol de culturas que hoy representa.

No me resisto a entender esta afirmación del paraíso precolombino como la más ridícula de todas. Es el tipo de afirmación al mejor estilo revista de ciertas sectas religiosas con sus representaciones del jardín del Edén… como si toda América fuese un solo estado, feliz, viviendo entre pajarillos y flores silvestres, un solo pueblo hermanado y unido, sólo hostigado por los malvados europeos que llegaron a romper la eterna paz y armonía que existía entre los pacíficos habitantes…

Pero me temo que poco o nada tiene de real. Explicarlo me da pereza…. Pero desde que los primeros homínidos cruzaron el estrecho de Bering para ocupar el nuevo continente, no sólo hubo guerra fratricidas, sino comprobadas masacres, sangrientos enfrentamientos y matanzas gratuitas en nombre de dioses tan sanguinarios como sus adoradores… Si doscientos soldados españoles conquistaron el poderoso imperio con capital en
Tenochtitlán no fue por su supuesta psuedodivinidad a ojos locales, sino por el apoyo que tuvieron de los pueblos oprimidos, desesperados y hartos de la sangrienta dictadura de los aztecas.

Cuando México pida perdón a sus propios ciudadanos empezando por los oprimidos de Chiapas, a las madres, hijas hermanas y a todas las mujeres asesinadas en el mayor feminicidio sistemático de la historia conocida, cuando se disculpen por asesinar a sus propios estudiantes, gratis, haciéndolos desaparecer en ácido… cuando destruyan por completo las cadenas de poder sujetas al tráfico de droga, cuando limpien los hipercorruptas relaciones gubernamentales… estará, en disposición de exigir algo al extranjero… sino… amigo… mejor quedaos callados.

Estimado señor Obrador, lleváis en hispanoamérica doscientos años de media siendo independientes y ningún país del orbe hispano ha sido capaz de guardar sus propias riquezas… ¿Y la culpa sigue siendo de los extranjeros? Por favor….

Estimados indigenistas, manipulados por obras de obradores y adoradores de edenes que nunca existieron: miraos las manos, no sólo están manchadas de vuestra propia sangre que habéis traicionado directa o indirectamente mil veces, sino que habéis gobernado vuestros territorios con el impulso del robo, del saqueo… revoltaos contra vosotros mismos como únicos responsables de vuestros males, contra aquellos a los que habéis votado y que siendo de vuestra propia raza, os han robado hasta el sentido común.

La culpa no es del extranjero querido amigo… es vuestra por condescender con vuestra propia ignorancia y complacencia.

He viajado, cruzado montañas, desiertos, océanos, me he bañado a la luz de la luna, recogido conchas en la orilla, he levantado castillos de arena y observado cómo se destruyen, he caminado solo por ciudades desconocidas en las que me he perdido, he regalado mi ropa a quien tenía frío, he rogado abrigo cuando era yo el friolero, he recomenzado mi vida varias veces desde el mismo punto de partida y siempre con la misma ilusión, he sido padre, hijo y no creo en el espíritu santo, he marcado goles en el colegio y recibido honores de estado, he pintado "Te amo" con tiza en la pared y luego lo borré con mis propias lágrimas, he esperado, desesperado y amparado amores eternos que duran más allá de la cordura. Me han engañado, he sido infiel a mis principios, establecido puentes nuevos entre orillas lejanas e imposibles, he cocinado para otros mientras yo pasaba hambre. He confiado mi vida y me han puesto corazones en las manos que devolví sanos y salvos, he leído la letra pequeña de la vida pero no la entendí, me he caído de árboles intentando alcanzar el fruto más dulce... me he equivocado. He acertado.
Soy fuerte.
Soy vulnerable.
Soy Humano.

Compartir
Continue Reading

Editoriales y Opinión

De Ilustres Idiotas

Published

on

Antes de leer este artículo, quisiera recordarles que el Omeprazol es un buen remedio contra la acidez. No, no es un patrocinador. Apenas un consejo porque las siguientes líneas pueden generar escozores, malestar intestinal y diversos trastornos provocados por bajos niveles de sentido del humor ácido, mordaz y socarrón.

Oído en la calle, alguien dijo que ser idiota está de moda. Hasta el punto de que se ha convertido en un lucrativo modelo de negocio. Las plataformas on line, además de servir de lanzaderas de ese subgénero de la comunicación que es la información a granel (lo que incluye a los generadores de fake news), son el territorio perfecto donde germinan –con algunas razonables excepciones– toda clase de oportunistas ignorantes atrincherados en sonoras y anglófilas denominaciones: youtubers, instagramers, influencers, tuitstars, bloggers… en su mayoría con las rodillas desgastadas de tanto rogar por followers que alimenten su ego a cambio de informaciones, consejos o recomendaciones de dudosa utilidad por su ausencia de rigor o experiencia empírica.

Ya sé. Soy blogger. Eso me incluye en el paquete de imbéciles ignorantes… En mi descargo debo defenderme argumentando que no busco la aprobación de mi público, no me interesan los likes ni los seguidores, ni reparto dogmas o decálogos de estilo… ni siquiera me atrevería a recomendarles ningún producto, aparte de unas cervecitas muy frías (cuya marca voy a reservarme por si me quieren patrocinar) en compañía de buenas amistades, sugerencia esa que sí conozco por genuino procedimiento empírico basado en mi propia experiencia.

Ese modelo de negocio del que hablaba, no se limita a la cobranza de beneficios a cambio de fatuos consejos a través de internet, sino que se extiende en abundantes programas televisivos con sus propios «especialistas» para que el público pueda engullir, con garantías, pedantes postureos con los que destripan temas ajenos con tanta impunidad y vanidad como ausencia de interés…

Sería muy fácil referir en estas líneas aquella ingeniosa frase atribuida a Einstein en la que habla de la infinitud de la imbecilidad humana comparada con la finitud del universo.

Yo soy más de Quevedo cuando afirmaba que «Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen» o me enrosco en el pensamiento del poeta ecuatoriano Luis Alberto Costales porque «De vez en cuando me fumo un recuerdo, su humo se pone delante y no me deja ver tanta estupidez coexistente».

Pero sigamos con el tema. ¿Las redes sociales e internet disminuyen el nivel intelectual de las discusiones y conversaciones o será una impresión apocalíptica mía? El debate sobre si internet y las tecnologías de la información nos tornan más inteligentes o nuestras capacidades cognitivas van disminuyendo por estar inmersos en la enorme burbuja de la hiperconectividad, no es nuevo ni de fácil resolución.

Un estudio de 2012 firmado por Kevin Drum demuestra que las personas inteligentes se tornan más inteligentes y las personas de baja inteligencia se tornan más tontas, incapaces de nivelar su camino en la violenta selva del Big Data.

La lógica de esta idea se basa en la paradoja de que una página web puede dar una respuesta sumamente precisa pero diametralmente equivocada, basándose en un aspecto muy particular que es la capacidad o no de formular la pregunta correcta para obtener las respuestas necesarias. La consecuencia de esa difícil tarea es la aparición de una creciente desigualdad cognitiva en la que las personas inteligentes sacan provecho del potencial de la net y de la información relevante y los menos inteligentes se pierden en una inmensa marea de inútiles informaciones sin pies ni cabeza.

Y es que internet tiene todas las respuestas. Y todas las confusiones. Haga la prueba: si usted teclea que «Estambul está en Asia», Google le dirá que Estambul está en Asia, pero si escribe «Estambul está en Europa», Google también le dará la razón.

Hace unos años, Umberto Eco publicó una polémica entrevista en el diario La Stampa en la que afirmaba que «Las redes sociales otorgan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente pero ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los idiotas». Y no se quedó por ahí, sino que poco más tarde afirmó para ABC que: «El drama de internet es que ha promocionado al tonto del pueblo al nivel de portador de la verdad».

La controversia está servida porque, obviamente, esas declaraciones desatan peligrosas señales de elitismo intelectual presuponiendo la incapacidad de una mayoría de la población en asimilar que la sobreinformación acostumbra producir un déficit de atención y nula capacidad reflexiva.

Ejemplos hay muchos. Diariamente se suben miles de datos que lejos de dispersar los argumentos anteriores, nos confirman que vivimos en una época en la que los idiotas se transforman en focos de atracción de modo que, cuando uno destaca en los medios o en las redes sociales todo comienza a girar en torno suyo, expandiendo su capacidad de concentrar a más idiotas a su alrededor.

Es lo que Michael Houellebecq describió como la globalización de la estupidez, o como decía el poeta  Boileau: «Un imbécil siempre encuentra a otro más imbécil que le admira». En este punto… y de forma ilustrativa de cómo un idiota puede arrastrar millones de otros idiotas, me viene a la memoria cierto género sonoro (que no musical) que, a pesar de su nombre comienza por reggae…, nada comparte con este estilo musical… pero lo dejaremos para otro artículo.

La verdad es que la capacidad de algunos seres humanos para hacer el imbécil no tiene límites y cuando encontramos un ejemplo que nos parece insuperable, siempre hay quien consigue mejorarlo con la convicción de ser aún más estúpido.

Pero no todo es crítico. Lo hermoso de la imbecilidad contemporánea y su mediática exposición es que frecuentemente es voluntaria. Porque no es lo mismo estar equivocado – todos lo hacemos varias veces por día – que ser idiota. Ni es lo mismo ser idiota por accidente que serlo por vocación.

El Homo Idioticus es un zopenco vocacional, convencido de que decir idioteces, aceptar retos absurdos o ir a contra corriente por ignorancia supina, le hace parecer moderno, inteligente, atractivo o diferente y marca la pauta de idioteces destinadas a su público…

Son los que sacrifican la ética por la estética, los que posan con sofisticados filtros de colores (metáfora) de modo a estar dentro de un determinado padrón estético/ideológico que les haga sentir integrados en tribus de irreductibles gaznápiros posmodernistas.

Desprecian opiniones ajenas: o estás con ellos o contra ellos y se sienten lesionados en sus derechos si apenas les ilustras con que el mundo de las opiniones es como el de las posaderas… cada uno tiene la suya propia. Como egoístas que son, ignoran el respeto colectivo y desconocen la historia. Hablan en ingeniosos retales literarios obtenidos de memés de las redes sociales… y lo que es peor, frecuentemente son jóvenes.

Cuando presentan sus petulantes majaderías, no importa si esas idioteces tienen todas las pruebas en contra. Cuánto más evidente sea el disparate mayor será el regocijo de su ideólogo.

En la cabeza del idiota todo encaja y si no lo hace, reordena los argumentos para adquirir nuevo sentido. Eso explica las docenas de anunciadores de apocalipsis, a través de calendarios mayas o por visiones de ciegas búlgaras, son los que en festivales de música de España censuran aquellas letras con referencias al amor romántico, no vayan a resultar ser propias del patriarcado opresor y esas cosas, sin olvidar a los bobos y bobas defensores y defensoras de todos y todas las formas de lenguaje inclusivo, inclusiva e inclusive…

Ocasionalmente las convicciones del idiota son tan firmes que desafían a todo el mundo para demostrar que llevan la razón: Mohammad  Ashan, un  comandante talibán de medio nivel, era sospechoso de organizar ataques contra tropas estacionadas en Afganistán. Según los informes de 2012, se acercó a un puesto de control policial, señaló un cartel que mostraba su rostro y reclamó la recompensa de cien dólares por su propia captura. Las autoridades desconcertadas ante tal acción declararon ante periodistas: «Claramente, este hombre es un imbécil».

Personas que antiguamente eran alojadas en institutos frenopáticos hoy dan entrevistas y venden exclusivas… La británica Amathyst Realm, consejera de orientación espiritual de 30 años, asegura que mantiene relaciones íntimas con entes fantasmagóricos y no descarta tener hijos con alguno de sus «amantes » incorpóreos…

Sobre la estupidez relacionada con la clase política necesitaría de una enciclopedia apenas para resumirla… Pero no me resisto a mencionar la estupidez vinculada a las religiones. Me quedo, a modo de ejemplo, con el ritual que cada mes de noviembre se celebra en la pequeña villa de Bhidawad, India. En esa ceremonia los habitantes se echan al suelo para que confundidos rebaños de vacas sagradas los pisoteen y atropellen con la esperanza de que el dolor así obtenido llame la atención de los dioses y éstos respondan a sus devotas oraciones…

Pero tal vez el mayor ejemplo de estúpidos por convicción, que arrastra multitudes en todo el mundo y de los que últimamente se habla mucho en los medios, sea el de los terraplanistas.

Es indiferente si las pruebas de la esfericidad de la tierra, sea por las diferencias del firmamento en los dos hemisferios o por los movimientos de traslación y rotación del planeta sean firmes. Nada funciona con ellos porque rechazan cada prueba con una intrincada serie de argumentos carambólicos de forma a crear su propio sistema ptolemaico.

¡Es la Cultura, Imbécil! Podríamos argumentar como la clave del problema… trastocando la frase atribuida a Bill Clinton sobre la economía americana.

Robert Sternberg de la Universidad de Cornell, afirma que nuestro sistema educativo no está diseñado para enseñarnos a pensar de una forma que sea útil para el resto de nuestras vidas. Nos falta capacidad reflexiva, amplitud de conocimientos y una educación vehiculada hacia el espíritu crítico… pero sobre ese tema hablaremos otro día.

Diversos autores dedicaron décadas a analizar y clasificar todas las variantes de la estupidez. Así hallaron numerosas especies y subespecies: desde el simpático tontolaba, a los escatológicos tontolcarajo, tontolculo, o los más comedidos, tontos de remate, tontos de solemnidad y el ínclito tonto del-tó pa-siempre.

En cualquier caso, reconozco que todos tenemos el derecho a ser idiotas, lo malo es que algunos abusan del privilegio.

Nota: Este artículo no es que sea muy inteligente, por lo que sería muy estúpido sentirse aludido.

He viajado, cruzado montañas, desiertos, océanos, me he bañado a la luz de la luna, recogido conchas en la orilla, he levantado castillos de arena y observado cómo se destruyen, he caminado solo por ciudades desconocidas en las que me he perdido, he regalado mi ropa a quien tenía frío, he rogado abrigo cuando era yo el friolero, he recomenzado mi vida varias veces desde el mismo punto de partida y siempre con la misma ilusión, he sido padre, hijo y no creo en el espíritu santo, he marcado goles en el colegio y recibido honores de estado, he pintado "Te amo" con tiza en la pared y luego lo borré con mis propias lágrimas, he esperado, desesperado y amparado amores eternos que duran más allá de la cordura. Me han engañado, he sido infiel a mis principios, establecido puentes nuevos entre orillas lejanas e imposibles, he cocinado para otros mientras yo pasaba hambre. He confiado mi vida y me han puesto corazones en las manos que devolví sanos y salvos, he leído la letra pequeña de la vida pero no la entendí, me he caído de árboles intentando alcanzar el fruto más dulce... me he equivocado. He acertado.
Soy fuerte.
Soy vulnerable.
Soy Humano.

Compartir
Continue Reading

Autores

De Frailes y Stanford

Published

on

Durante una reciente estancia en California, pasé por la ciudad de Stanford y me pareció necesario visitar la prestigiosa universidad privada que lleva su nombre.

Ochenta y un premios nobel, diecisiete astronautas, veintisiete premios Turing doscientos setenta medallistas olímpicos, veintidós docentes premios Nobel y cinco Pulitzer y un número indeterminado de congresistas, eran reclamo más que suficiente para pasear por la Palm Drive en dirección al campus.

Esta avenida, discurre paralela con la Galvez St. (sí, por Bernardo de Gálvez, el malagueño, héroe de la independencia de los EEUU), está ladeada por dos extensas líneas de palmeras canarias, lo que, ya de entrada, da un sabroso triple regusto español, si consideramos que, siguiéndola, llegas a la avenida principal, Serra St. (sí, por el mallorquín Fray Junípero Serra) y desde la cual puedes entrever la famosa e italianizada fachada neorománica… si bien que recuerda, y mucho, a la arquitectura colonial misionera española, tan común por aquellas tierras.

¿Regusto español dije? Toda California rezuma herencia española, les parezca bien o no a los estrictos rectores de la universidad que han decidido sumarse a la corriente indigenista y borrar  al padre Fray Junípero Serra de la historia de California, cambiando el nombre de dos representativos edificios académicos –el Serra Mall y el Serra House– por el de la cofundadora de la universidad, Jane Stanford.

Quede claro aquí que me parece legítimo e inofensivo que una de las diez mejores universidades del mundo altere los nombres que le plazca y que ni siquiera me mueve el instinto españolista ni el sentimiento religioso para redactar este artículo, pues carezco por completo de ellos.

Lo que sí me parece aburridamente absurdo, de una ineptitud tediosa y alarmante es que lo hagan por los motivos que, alegadamente, dicen haberlo hecho.

No olvidemos que estamos hablando de una de las más prestigiosas y rigurosas instituciones académicas del mundo y cometer errores de valoración, conducir al equívoco malintencionado tergiversando la historia contrastable para justificar sus decisiones, no es que sea grave. Es de incompetentes.

En este sentido, el presidente de Stanford, Marc Tessier-Lavigne junto con la mesa directiva, ha movilizado el papeleo federal para sustituir dichos nombres, argumentando que el misionero católico «diezmó comunidades nativas americanas» e «impuso un credo diferente al suyo, usando la violencia».

El comité continúa añadiendo que el sistema de misiones creado por el fraile «maltrataba a los nativos americanos de California, se apoyaba en el trabajo forzoso apoyado por las tropas españolas guarnecidas cerca de las misiones que, además, propagaron la sífilis y otras enfermedades que devastaron las comunidades locales»

La universidad de Stanford cuenta con, entre otras, una Escuela de Humanidades y ciencias, pero me pregunto si alguno de los docentes de historia formará parte de la mesa de dirección. Pienso que no, porque esa es la única explicación plausible para tanta desfachatez.

No voy a hacer aquí un recuento de los 309 años de dominación española en los EEUU (sí, la bandera española ondeó durante más años en territorio norteamericano que la mismísima barras y estrellas) ni voy a romper una lanza (como si de un Dragón de Cuera se tratase) por el inmenso legado cultural, exploratorio, toponímico, arquitectónico, agropecuario, descubridor y cartográfico hispano y la extraordinaria contribución española a la independencia de los Estados Unidos, sin la cual, nunca hubiesen llegado a cruzar el Potomac.

En realidad nada de lo anterior tendría valor si lo que afirman de Fray Junípero fuese verdad.

Pero no lo es.

No al menos con la extensa bibliografía que existe al alcance de cualquiera, que describe todo el proceso de estructuración del Camino Real, desde San Diego hasta Sonoma, con el establecimiento de las 21 misiones, presidios (acuartelamientos) y poblados (incluyendo las ciudades de San Diego, Los Ángeles, San José, San Francisco, Santa Bárbara…) y la asimilación que el virreinato de Nueva España hizo de las tierras hasta entonces no exploradas por occidentales y que dieron origen a la California tal y como el señor Stanford se la encontró cuando llegó a California llamado por la fiebre del oro. Digamos que se encontró con todo el trabajo básico ya hecho.

Debo recordarles que dichas misiones no tenían como objetivo destruir nada de lo que ya existía, sino que, bien al contrario, la presencia de indígenas en las mismas era voluntaria, jamás obligatoria y ni mucho menos genocida. Lean, por ejemplo a historiadores como Thomas Davis, Antonine Tibesar, Maynard Geiger, Don DeNevi,  Noel Francis Moholy o Francis F. Guest.

Varias de esas misiones fueron arrasadas por las comunidades locales, razón por la cual se establecieron tres acuartelamientos protectores, que no invasores, en la franja pacífica californiana: San Diego, Monterey y San Francisco.

¿Que los neófitos debían trabajar en las misiones? Sí, claro, para ganarse el sustento, pero dentro de normas y horarios regulados e iguales para todos. No había esclavitud y no olvidemos que se trataba de culturas propias del neolítico (cazadores recolectores) que se encuentran de repente con el barroco tardío de una civilización extraña. ¿Qué tenían derecho a su propia autodeterminación? Pues claro que sí, pero una vez más no podemos cambiar los avatares de la historia ni mucho menos modificarlos a nuestro interés.

Asimilación cultural es una palabra que los descendientes de anglosajones o francoparlantes nunca han entendido cuando de anexar tierras ajenas se trataba. Ellos colonizaron, explotaron y aniquilaron las poblaciones autóctonas, porque debemos recordar que jamás dictaron ni una sola ley en defensa de los indígenas, ni americanos ni de cualquier otro continente que hayan ido a expoliar, muy al contrario de las leyes de Indias, redactadas en el siglo XVI por los Reyes Católicos, no ya en defensa de los indígenas, sino en la equiparación jurídica de los mismos con los ciudadanos españoles. Por eso, señores de Stanford, se trataba de asimilación y no de colonización, siguiendo el procedimiento romano de expansión territorial.

Sin duda que existieron abusos por parte de los conquistadores y muertes provocadas por infecciones, nadie lo niega, pero lo que resulta ignominioso es que precisamente Fray Junípero Serra fue, no sólo el precursor de la civilización occidental en el oeste americano sino el mayor protector de los habitantes que allí se encontraban.

Como descendientes de pueblos genocidas, dejen de dar lecciones de civismo cultural o histórico. Dejen de ser hipócritas con preocupaciones humanitarias cuando bajo la bandera inglesa primero y la norteamericana después no han hecho otra cosa que apropiarse de territorios (de México, por ejemplo), maltratar, discriminar y aislar emigrantes que no lo eran, puesto que ya vivían en América mucho antes que sus antepasados bajasen del Mayflower y más grave aún cuando ustedes mismos sois los verdaderos migrantes invasores.

No me mueve el aliento reivindicativo por lo que voy a obviar en estas líneas todos los aspectos genocidas que caracterizaron la colonización inglesa y la aniquilación sistemática de cualquier asomo de cultura indígena en los territorios de las trece colonias y alrededores.

Me centraré más en el legado cultural hispánico.

Como de universidades trata el tema, no podría dejar de referir que España fue una excepción entre las potencias extranjeras en lo referido a la fundación y financiación de Universidades públicas y religiosas en el Nuevo Mundo.

Portugal no creó ninguna en Brasil -y mucho menos, si cabe- en las colonias africanas, ni tengo conocimiento de ninguna fundada por los franceses. Inglaterra, país que estableció las bases de su imperio en el expolio y el hostigamiento militar a otras naciones con la ayuda de piratas enaltecidos y protegidos por la corona y no en el asentamiento planificado o en la expansión territorial organizada, tardó bastante en crear la primera.

Cuando en 1636 se fundó la Escuela de Teología en Harvard, ya existían una decena de Universidades hispanas funcionando en el continente y que llegarían a más de una treintena si sumamos los colegios universitarios, en el momento de la independencia.

Pero la gran diferencia, además del número de entidades educativas creadas por una y otra potencia se encuentra en que mientras los ingleses destinaban sus centros educativos a la población emigrante, blanca y de élite económica, las españolas estaban destinadas tanto a los indígenas como a la población establecida de origen hispano. Esta mezcla se explica por el carácter asimilador, protector y de mestizaje propuesto por las leyes españolas, frente al carácter discriminador y selectivo de la colonización británica.

Si a alguien le suena raro hacer una comparativa entre la calidad de las universidades inglesas y las españolas, el modelo hispano a seguir en las instituciones americanas era el de la Universidad de Salamanca, que junto a las de París, Oxford y Bolonia suponían el más alto nivel educativo europeo durante los siglos XVI y XVII.

Además y como colofón sobre la delirante afirmación de genocidio premeditado de la que acusan a la presencia española en suelo norteamericano, cabe añadir que una característica importante de algunas Universidades de la América española es que tenían cátedras de lengua indígena, cuyo conocimiento era obligatorio para todos los curas y religiosos que ejercían la enseñanza.

Quiero no obstante manifestar mi respeto y admiración por la institución de Stanford, pero resulta imposible resistirse a no responder con datos reales, aunque limitados por el espacio disponible, a las ruines acusaciones manipuladoras, precisamente porque ya es hora de contar la verdad y no limitarse a repetir las infames falsedades de la leyenda negra.

En definitiva señores de Stanford, que para decir cosas cómicas y sin sentido, ya están vuestros vecinos Minions de Pixar: imagino a Kevin, Stuart y Bob deliberando sobre materia histórica… y el resultado debe ser parecido a vuestra decisión.

Pero al menos ellos tienen gracia.

He viajado, cruzado montañas, desiertos, océanos, me he bañado a la luz de la luna, recogido conchas en la orilla, he levantado castillos de arena y observado cómo se destruyen, he caminado solo por ciudades desconocidas en las que me he perdido, he regalado mi ropa a quien tenía frío, he rogado abrigo cuando era yo el friolero, he recomenzado mi vida varias veces desde el mismo punto de partida y siempre con la misma ilusión, he sido padre, hijo y no creo en el espíritu santo, he marcado goles en el colegio y recibido honores de estado, he pintado "Te amo" con tiza en la pared y luego lo borré con mis propias lágrimas, he esperado, desesperado y amparado amores eternos que duran más allá de la cordura. Me han engañado, he sido infiel a mis principios, establecido puentes nuevos entre orillas lejanas e imposibles, he cocinado para otros mientras yo pasaba hambre. He confiado mi vida y me han puesto corazones en las manos que devolví sanos y salvos, he leído la letra pequeña de la vida pero no la entendí, me he caído de árboles intentando alcanzar el fruto más dulce... me he equivocado. He acertado.
Soy fuerte.
Soy vulnerable.
Soy Humano.

Compartir
Continue Reading

Trending

);