Renegociación del TLCAN: fragmentación inesperada

 

Entre la imposición de aranceles al acero y aluminio provenientes de Canadá, México y la Unión Europea, y el empantanamiento de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN, este viernes el Presidente de los Estados unidos, propone una fragmentación de este tratado trilateral, en dos tratados bilaterales.

renegociación tlc
Tratados comerciales por separado: ¿Conveniente o perjudicial?

Al asumir como Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump ha buscado cumplir una de sus promesas de campaña: modificar o eliminar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, mismo que, según sus afirmaciones ha sido económicamente desastroso para los Estados Unidos.

Es en esta tesitura que promovió y una revisión y renegociación de este tratado. En esta renegociación, más allá de los temas económicos, como la homologación salarial, el gobierno estadounidense condiciona el éxito de la negociación al tratamiento de asuntos de “seguridad nacional”, especialmente los relacionados con los migrantes que llegan desde México y el muro fronterizo.

Esta situación se complica aún más con la imposición de aranceles al acero y aluminio que comenzó su vigencia este viernes 1 de junio.

En este marco, este mismo viernes, el Presidente Trump dijo ante periodistas que el TLCAN ha sido “desastroso” para los Estados Unidos, que han perdido “mucho” dinero con Canadá y “una fortuna” con México.

Ante este escenario, propuso reemplazar el TLCAN con dos acuerdos bilaterales separados, firmados con Canadá por un lado y con México, por el otro, ya que “…Estamos hablando de dos países muy diferentes…”

Visto desde el punto de vista de diversos analistas, esta propuesta puede ser benéfica o perjudicial, tanto para México, pero sobre todo para los Estados Unidos.

Algunas consideraciones establecen que la finalidad del TLCAN, era crear en el largo plazo una zona de libre comercio y libre tránsito semejante a la Unión Europea, a la que, precisamente las barreas culturales ha impedido llegar En este sentido, su desaparción puede ser perjudicial especialmente para México.

Otras opiniones, más radicales y conspiranoicas, consideran que este tratado, a pesar del desbalance comercial, tiene un interés geoestratégico para los Estados Unidos, que, ante sus frecuentes conflictos, tendrían a su disposición los recursos naturales de Canadá (especialmente metales y tierras radioactivas) y de México (alimentos, petróleo, mano de obra). Por lo que la desaparición del tratado perjudicaría principalmente a los Estados Unidos.

Si se da por cierta la fragmentación, no podemos negar que la afirmación de que México y Canadá son países muy diferentes.

Visto esto en un sentido positivo, resultaría benéfico para México, en el sentido de que las condiciones a pactar, deberían ser lo más adecuadas a las necesidades recíprocas de ambos países. Quedando, además, abierta la celebración de un tratado con Canadá, también adecuado a las condiciones recíprocas del comercio entre ambas partes.

En un sentido negativo, e infortunadamente el más probable, si Trump toma esta decisión, es que se dará un pronto acuerdo comercial entre Estados Unidos y Canadá, por ser países con más afinidades, mientras que el tratado con México seguirá empantanado, principalmente por el tema migratorio.

En cualquiera de los casos, las cosas no pintan nada bien para México, y esto va para largo.