Si no quieres tener hongos cuida tu dieta en azúcares

Todas las mujeres alguna vez en su vida, han sufrido una infección por hongos y si es recurrente la rutina diaria, se vuelve un infierno. Los síntomas son claros; picazón, hinchazón, ardor e incluso cierto nerviosismo.

Es claro que al sentir los desagradables síntomas acudimos a nuestro médico y este nos receta medicamentos que pueden destruir y de hecho destruyen nuestra flora bacteriana. Lo que desconocen muchas mujeres es que mirar a la cocina no es exactamente incorrecto, sobre todo cuando se trata de infecciones por levaduras; mirar con la intención de buscar la causa.

Los expertos coinciden en que existe un vínculo entre las infecciones recurrentes por levaduras y la cantidad de azúcar en su dieta. Es un hecho avalado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Illinois en Chicago.  La Dra. Jessica Shepherd asegura que cuando hay demasiada azúcar en el cuerpo, el sistema inmune queda reprimido y es incapaz de evitar las bacterias dañinas; esto provoca el crecimiento excesivo de levaduras.

Cuando la persona consume azúcar en exceso y el organismo no puede deshacerse de ella, termina pasando al torrente sanguíneo, recorriendo todo su cuerpo, hasta llegar a su parte íntima donde hay miles de vasos sanguíneos. Cuando en nuestro organismo tenemos un nivel correcto de glucosa en sangre, la levadura se queda sin alimento y no puede crecer.

Pero cuando el exceso de azúcar pasa por un área concreta del organismo, crea el ambiente perfecto para que las levaduras crezcan en exceso. Si bien el azúcar es uno de los responsables directos del crecimiento de la levadura, hay que tener en cuenta las causas más probables, como son: pasar demasiado tiempo en ropa de gimnasia sudada; usar ropa interior ajustada y sintética, el estrés y la parte emocional.

En el caso de las infecciones recurrentes, sin otros problemas evidentes de salud, lo correcto sería reducir a la mitad la ingesta de  azucares. Dice el Dr. Richardson.