Trump adelanta el Reloj del Apocalipsis

El fenómeno Donald Trump sigue su curso y el mundo se ha vuelto un lugar más peligroso. Al menos eso dicen los que cuentan las horas para una posible catástrofe mundial. Es real, desde que apareció Trump el Boletín de Científicos Atómicos, adelantó su Reloj del Apocalipsis 30 segundos más hacia la medianoche.

Nos estamos enfrentando hacia una doble crisis nuclear, tras la cruzada de Trump para lograr la rendición de Corea del Norte, y sin protección hacia Irán tras la retirada unilateral de EE UU del acuerdo con Teherán.

Lo que opina todo el mundo de la era de Trump es un regreso a la época de las amenazas, a la famosa guerra fría, donde prepotentes políticos gozaban exponiendo al mundo sus capacidades de destrucción masivas.

Las razones de este enfrentamiento fueron esencialmente ideológicas y políticas. Si bien en estos enfrentamientos no llegó la sangre al río, si provocó graves conflictos económicos, políticos e ideológicos que marcaron la historia de la segunda mitad del siglo XX. Fue la política del imponer, el yo mando, del miedo a las terribles consecuencias nucleares y económicas.

Trump hace un llamamiento a Europa, un llamado amenazante y vuelta al chantaje del pasado: si no me apoyan con respecto a Irán las consecuencias económicas serán notables, encareceré vuestras exportaciones… ¡Maravilloso! con amigos como Trump para que queremos enemigos.

El líder estadounidense suspende la cumbre con Kim y hace alarde de botón rojo y supremacía destructora global. Amenaza a china para posteriormente sacarle la bandera blanca, al menos temporalmente. Está revolucionando medio mundo, hace y deshace a su gusto sin importarle las consecuencias.

Trump es una creación, mezcla de personaje simple y “Macho alfa” con confianza en sí mismo, al que miles de borregos seguirán. Intentará establecer su soberanía mundial casi por la fuerza. Entre tanto los norteamericanos viven en la paranoia total, consideran a Rusia y otros países como una amenaza , cuando ellos mismos son los creadores de sus propios monstruos.

El reloj se adelanta y ni siquiera sabemos con certeza quien está detrás de todo este embrollo…

Jaime Roldán